Juventud de Luis Ariel Rey, nacimiento de un artista | Tras la huella del juglar


La trayectoria musical de Luis Ariel Rey inició en la ciudad de Villavicencio. En 1947 y con tan solo 13 años, el carismático muchacho se paseaba por las calles de la ciudad.


Cuatro en mano y voz auténtica, Luis Ariel empezó a cautivar a su público, ganándose su cariño y admiración. Recuerda el locutor llanero, Jairo Caballero, “fue llamado el Jilguero del Llano por su voz, el tono y ese tañido que soltaba cuando terminaba una copla o un verso cantado… no ha existido nadie en Colombia ni en Venezuela que lo hiciera igual y que fuera apodado como el jilguero, un ave con un canto melodioso y bonito, tal como el de Luis Ariel Rey”.


Gil Arialdo y Leonel Rey Roa, sus hermanos y cómplices musicales, conformaron el trío Rivermun. Sus canciones empezaron a sonar por toda `La Puerta al Llano, la voz de Luis Ariel se escuchaba en la emisora “La Voz del Llano” y en los parlantes del Almacén Country. Los tres muchachos seguían haciendo música, ahora bajo el nombre “Los Llaneros”, corrían los años 50 y el entusiasmo musical crecía… hasta que llegó la violencia.

El homicidio del dirigente liberal, Jorge Eliécer Gaitán, incrementó la violencia entre liberales y conservadores, que se apoderó de Colombia, incluido los llanos, inundandolo de terror y sangre. Tras la muerte de don Javier Rey, la familia se vio obligada a separarse y abandonar su tierra natal. Algunos tomaron rumbo hacia Venezuela, mientras que los hermanos menores, Luis Ariel, Gil Arialdo, Leonel, Gloria Stella y Dolly Rey se dirigieron a Bogotá.


Luis Ariel, pese a la tragedia, no abandonó su sueño, y aprovechó su llegada a la capital para dar a conocer la música del llano. Pero el camino no sería nada fácil; en sus inicios, el trío “Los Llaneros” salía por las frías y desconocidas calles de Bogotá a cantar e interpretar sus instrumentos para conseguir el sustento del diario vivir.

Desliza para ver más >>

Con el paso del tiempo, los capitalinos reconocieron a El Jilguero del Llano”, quien empezó a cantar en los bares de la ciudad, donde era inusual escuchar esta música; una hazaña digna de ser reseñada en los periódicos bogotanos.


Recuerda Gloria Stella, hermana menor del juglar, que “Luis Ariel Rey fue la persona que lo entregó todo al folclor, que se dedicó con alma, vida y sombrero a sacar y a dar conocer su llano, fuera de Villavicencio y por media Colombia. Lo llevó a Bogotá y empezaron los dueños de las emisoras a invitarlo, porque tenía una voz encantadora y un carisma enamorador”.


A sus 19 años, fundó la Corporación Cultural Luis Ariel Rey, ubicada en la Calle 22 con carrera 5ta, en el centro de Bogotá; allí se enseñaba la ejecución de los instrumentos, el baile y canto de la tierra del joropo.


Pronto, la voz de Luis Ariel Rey se tomaría el país gracias a la radio, el medio de comunicación más importante para la época. Su voz auténtica era inconfundible, poseía un efecto vocal que fue elogiado por las diferentes emisoras del territorio nacional, quienes también resaltaban su vestuario llanero: pañoleta rabo’egallo, casaca blanca, pantalón y botas vaqueras definían su estilo de charro mexicano.

Luis Ariel Rey a la derecha.



villavovioleta-02-01.jpg
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle

Suscríbete

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
logo-we-love-villavo-blanco.png