6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 670081166403404
 

El chimó, un producto indígena popular entre los llaneros 


"Cuando uno trabaja en el campo se la pasa escupiendo, porque ya es costumbre consumir chimó para no cansarse tan rápido y para que a uno no le de tanta hambre", explicó Rayden Bazurdo, un joven villavicense que  trabaja llano desde los 13 años de edad.

Y no es de extrañarse que tanto jóvenes como adultos que residan en los departamentos de Arauca y Casanare tengan la costumbre de marcar esa sustancia pastosa de color negro que está compuesta por tabaco y cenizas de madera, que según la creencia popular no solo ayuda a que los llaneros puedan lidiar con las largas jornadas de trabajo, también posee propiedades medicinales. 

Según indígenas timote-cuica, los grupos nativos más avanzados dentro del territorio venezolano, la palabra chimó significa "Chi" aliño y "mo" extracto de tabaco. Su nombre cobra lógica por su preparación, pues se realiza una cocción de tabaco y se le adicionan algunas mezclas vegetales y cenizas denominada "la cernada" , obtenida de maderas de corazón blando como el tallo de plátano, el yarumo, la palma, entre otros.

Se trata de una sustancia que tiene tanta historia como las mismas actividades culturales de los llanos colombo-venezolanos. Según algunas investigaciones el origen de su preparación data de 5.000 a 3.000 años a. C, sin embargo, existen registros de que fueron los indígenas timote-cuica los que lo posicionaron como producto medicinal tanto para las personas como para los mismos animales que se ven afectados por diversos malestares o hasta por picaduras de culebras.


Pero no siempre produce bienestar, Pablo Díaz, un araucano portador de los cantos de vaquería explicó que no se puede consumir ya que "produce vómito, diarrea y malestar en general, por eso se debe escupir, pero quien no sabe puede tener una muy mala experiencia con el chimó". 

Es tanta su popularidad que en Arauca y Casanare existen varias fábricas dedicadas a la producción de esta sustancia de color café, color penetrante y picante.  Una de las más reconocidas y antiguas es la Fábrica de Chimó Toro Loco, fundada hace más de 40 años y que se caracteriza por empacar esta jalea de tabaco en forma de rollitos, en plástico de color azul. 

Las redes sociales también han servido como herramienta para difundir su consumo. De hecho, el casanareño creador de contenido Juan Sebastian Quintero creó un personaje en honor al chimó llamado El Chimuzero, que como buen llanero viste de sombrero, cotizas y carga en los bolsillos de su pantalón este producto de origen artesanal indígena.

villavovioleta-02-01.jpg