El águila Harpía (Harpia harpyja), la más grande de Colombia


Recientemente hemos oído noticias sobre el águila Harpía, las cuales están relacionadas con ataques de cazadores a esta especie de ave. ¿Pero quién es esta águila? ¿Por qué es importante? ¿Por qué debemos conservarla?.


En latín harpia significa, quitar, arrebatar; también significa animal mítico griego, con cara de mujer y cuerpo y garras de águila. De acuerdo a la mitología griega, “las arpías fueron encargadas de quitarle la comida a Fineo y al rey Tracia por revelar secretos del Olimpo” (Farieta, 2011). El águila Harpia (Harpia harpyja) es un ave perteneciente a la familia Accipitridae (águilas y gavilanes) y es la más poderosa ave de presa del mundo. Se distribuye por debajo de 800 metros de elevación, desde el sur este de México hasta el norte de Argentina y sur del Brasil. En Colombia, se encuentra en tierras bajas del Chocó, Valle alto y medio del Magdalena y numerosos sitios al este de los Andes desde el norte de los departamentos del Meta y Vaupés (Hilty y Brown, 2001).

Esta majestuosa ave llega a medir hasta 2 metros de envergadura (distancia entre los extremos de las alas) y a pesar hasta 8 kg, sus garras llegan a medir hasta 15 cm y se considera una de las aves más fuertes del mundo, en relación a su tamaño.


Principalmente, se observa en selvas húmedas de tierras bajas, bien conservadas y de amplia extensión, aunque puede estar cerca de asentamientos humanos (Echeverry-Galvis et al., 2016). La presencia de esta especie en un ecosistema, es un indicador del buen estado de conservación del mismo.

Fotografías: Rodrigo Gaviria Obregón,

presidente Sociedad Antioqueña de Ornitología


Al ser un depredador, es uno de los mayores controladores biológicos de las poblaciones de roedores, serpientes, lagartos, monos y demás animales que incluye en su dieta. Cabe aclarar que el águila harpía NO representa una amenaza para los seres humanos ni para el ganado, pues sus presas son animales de menor tamaño y ante la presencia de personas tiende a huir. Adicionalmente, el águila harpía es un símbolo de fortaleza y victoria, por ello representa la imagen de la Fuerza Aérea colombiana (FAC) y hasta existe un helicóptero artillado llamado “Arpía” en honor a esta maravillosa ave.


Las principales amenazas que afectan las poblaciones de esta especie son: la pérdida de hábitat, la cacería y el comercio ilegal. Los eventos de cacería se han relacionado con robo de animales de corral (Echeverry-Galvis et al., 2016). Actualmente se encuentra en categoría de casi amenazada a nivel global y nacional (Renjifo et al., 2016; BirdLife International, 2017).


En la medida en que cuidemos los bosques, evitemos la deforestación y la cacería de fauna, esta especie de águila podrá sobrevivir y dejará de atacar animales de corral, su conservación está en tus manos.


Revisión científica: Andrea Morales Rozo, líder Semillero de Investigación de Biología Evolutiva de Aves Neotropicales, Universidad de los Llanos.


Facebook: Semillero de investigación biología evolutiva de aves neotropicales Instagram: @ornitologiaunillanos


Este artículo ha tenido como fuente bibliográficas: BirdLife International. (2017). Harpia harpyja (amended version of 2017 assessment). The IUCN Red List of Threatened Species 2017: e.T22695998A117357127. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2017-3.RLTS.T22695998A117357127.en. Downloaded on 23 November 2020.


Farieta, A. (2011). Diccionario de los nombres de las aves de Colombia: origen y uso. Sociedad Antioqueña de Ornitología y Universidad El Bosque.


Hilty, S. L., & Brown, W. L. (2001). Guía de las aves de Colombia.


Echeverry-Galvis, M. A., S. Zuluaga, D. Soler-Tovar. (2016). Harpia harpyja, en: Renjifo, L. M., A. M. Amaya-Villarreal, J. Burbano-Girón, y J. Velásquez-Tibatá. 2016. Libro rojo de aves de Colombia, Volumen II: Ecosistemas abiertos, secos, insulares, acuáticos continentales, marinos, tierras altas del Darién y Sierra Nevada de Santa Marta y bosques húmedos del centro, norte y oriente del país. Bogotá, D.C. Colombia.


Renjifo, L. M., A. M. Amaya-Villarreal, J. Burbano-Girón, y J. Velásquez-Tibatá. (2016). Libro rojo de aves de Colombia, Volumen II: Ecosistemas abiertos, secos, insulares, acuáticos continentales, marinos, tierras altas del Darién y Sierra Nevada de Santa Marta y bosques húmedos del centro, norte y oriente del país. Bogotá, D.C. Colombia.

villavovioleta-02-01.jpg
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle

Suscríbete

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
logo-we-love-villavo-blanco.png