top of page
  • We Love Villavo

La planta Bavaria de Villavicencio cumplió 20 años de abandonada


Por la vía antigua a Restrepo, en la vereda La Argentina de Villavicencio se puede observar las ruinas de un lugar que desde hace 20 años fue abandonado y dejado a la merced de la vegetación.


Se trata de la planta de cervecería Bavaria, que cerró sus puertas el mes de septiembre del año 2001, luego de que la empresa racionalizará sus plantas de producción, para disminuir los costos.


La fábrica funcionó durante más de 50 años. Aproximadamente para el año 1944 el Consorcio de Cervecerías Bavaria con su marca Póker realizó la construcción de varias plantas de construcción a nivel nacional y a finales de los años 50 entró en funcionamiento la fábrica de Villavicencio, junto con la de Bucaramanga, Girardot, Buga, Neiva, Ibagué y Armenia.


En el año 1967 Julio Mario Santo Domingo creó la Cervecería Águila S.A y durante cinco décadas la fábrica fue muy próspera, sin embargo, se presentaron varias situaciones sociales y económicas que transformaría esta historia.


Desde 1996 y durante cinco años el consumo per cápita de cerveza en el país decayó un 30%, debido a la crisis económica donde se vio afectado gravemente el salario de los colombianos. A esta situación se sumaron los problemas de seguridad.


En el departamento del Meta las existencias empezaron a escasear como consecuencia de las acciones del Bloque Centauros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Según explicó El Tiempo en el año 2001 el bloque pedía a los distribuidores de cerveza que les pagaran 1.000 pesos, afectando a los expendedores de Villavicencio, Acacías, Guamal y San Martín, entre otros municipios del Ariari, quienes se negaron a pagar lo solicitado por la AUC.


Por las anteriores situaciones mencionadas en dicho momento decayó un 11 por ciento las ventas de cerveza, por lo que el 18 de septiembre Bavaria cerró varias de sus fábricas y despidió a 1.000 empleados.

Según explicó a los medios el sindicato de la planta de Villavicencio, para ese momento trabajaban 190 personas distribuidas de la siguiente manera: en el área administrativa 15 personas, en envase 55, depósito 25, materias primas 40, mantenimiento 35 y ventas 20 trabajadores.


Las últimas gotas de Cerveza Águila en el llano se produjeron el 14 de septiembre de 2001. Ese día se cerraron las puertas de la cocina y no volvió a salir ni un solo barril de la planta en Villavicencio.


Ricardo Obregón, para entonces presidente de Bavaria, explicó que hizo parte de un plan de reorganización estratégica de la empresa. Ese mismo mes cerraron otras 5 plantas más en el país; Pereira, Girardot, Armenia, Pasto y Neiva.


Actualmente la vieja planta es tan solo el hogar de pequeños insectos y animales, y aunque sigue siendo un punto de referencia para los villavicenses, ya no es ni la sombra de aquel lugar que producía empleo a cientos de llaneros.

Comments


bottom of page