6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 670081166403404
 

Paola Beltrán, una mujer dedicada al cuidado de la fauna silvestre de la Orinoquía


En la capital del Meta existe un lugar que trabaja por el cuidado y protección de la diversidad de animales que comprende la Orinoquía desde hace 18 años. Se trata del Bioparque Los Ocarros, un parque temático de 5,8 hectáreas que alberga en su interior animales en dos clases de situación: las especies que tienen algunas características físicas y comportamentales, que les impiden defenderse en vida en su ambiente natural y los que están en el Centro de Atención y Valoración (CAV).


Aquellos animales incautados por ser víctimas de tráfico silvestre y maltrato, llegan al bioparque a través de un convenio que se tiene con la máxima autoridad ambiental del Meta (Cormacarena) y se les brinda especial atención. Una de las profesionales que ha dedicado sus días al cuidado de la fauna silvestre desde la fundación de este santuario es Paola Beltrán Martínez, una mujer oriunda de Bogotá que hoy es una de las hijas adoptivas de la tierra llana.

Una persona alegre entregada a sus 24 hijos (2 gatas y 22 peces), a su esposa y a su trabajo como médica veterinaria zootecnista. Esa es Paola Beltrán, la profesional a cargo de la salud y bienestar animal del Bioparque "Los Ocarros", sitio que ella considera su segundo hogar y su “escuelita”.


Estudió la primaria en Bogotá, posteriormente llegó a la ciudad de Villavicencio donde realizó la secundaria en el Colegio Nacionalizado Femenino y se profesionalizó en la Universidad de los Llanos en Medicina Veterinaria y Zootecnia.

Por cosas del destino desde que estaba cursando su estudio de pregrado, comenzó a trabajar en el nuevo bioparque que en ese entonces estaba en construcción. Allí estuvo desde el día de su apertura y conoció el trabajo que se realiza con la fauna silvestre en ambientes controlados e inició su pasión real por la carrera.

“Para el 2007 después de mi grado, me nombraron como jefe de personal, y poco a poco, entre salidas y regresos, logré hacer parte de los profesionales de la gran familia, Bioparque Los Ocarros”, le dijo Paola Beltrán a We Love Villavo.

Sin embargo, desde niña jugaba a intervenir quirúrgicamente a sus peluches, siendo evidente su inclinación por esta rama de la medicina. Actualmente Paola asegura sentirse orgullosa y feliz de sus aportes a la conservación de las especies de la región, mediante la práctica clínica para la recuperación de animales que han sido liberados en su ambiente natural, el aporte constante de educación ambiental para la comunidad y el apoyo a la formación de nuevos profesionales que seguirán el mismo camino que ella.


Cabe destacar que también fue docente y coordinadora de la profundización de fauna silvestre, en la Fundación Universitaria Internacional del Trópico Americano - UNITROPICO. Trabajó en la Estación de Biología Tropical "Roberto Franco", de la Universidad Nacional de Colombia y actualmente espera compartir su conocimiento a través de un canal virtual de Fauna Silvestre de la Orinoquía Colombiana.