6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 670081166403404
 

"El Chulo" (Coragyps atratus) y algunos datos curiosos


El famoso chulo, que todos conocemos y hemos visto en las ciudades cerca de los basureros o en el campo donde hay animales muertos, tiene un nombre en latín: Coragyps que significa buitre similar a cuervo, y atratus que significa vestido de negro (Farieta, 2011).


Pertenece a la familia Cathartidae, donde están las gualas o goleros, el rey gallinazo y el cóndor de los Andes. Se distribuye a nivel mundial desde el sur de los Estados Unidos, pasando por centro América hasta sur América, habitando zonas tropicales por debajo de los 2700 msnm. En Colombia se les ubica fácilmente en cercanías a basureros o rellenos sanitarios de las ciudades y pueblos (Ramos y Aznarán, 2018). Estos se identifican fácilmente por la ausencia de plumas en la cabeza y el cuello, que les ayudan con la higiene después de comer, ya que se alimenta de animales muertos y carroña principalmente. Además, presentan un comportamiento gregario y utilizan estructuras artificiales para descansar y forrajear (De Araujo et al., 2018). Su pichones o juveniles son blancos.


Esta ave nos presta un servicio ecosistémico súper importante al degradar la carroña, porque evitan la propagación de enfermedades y bacterias provenientes de animales muertos, que en su mayoría son perjudiciales para el ser humano (de la Ossa, 2011).

Se ha encontrado que la presencia de basureros determina la distribución de esta especie en algunos países, ya que las zonas con desechos se convierten en hábitats atractivos para su alimentación, y puede influir en colisiones con aviones si estas zonas se encuentran cerca a aeropuertos o áreas de aterrizaje y despegue de las aeronaves, para ello se recomienda priorizar el tratamiento y gestión de residuos en las zonas afectadas (de Araujo et al., 2018).

Al igual que las cigüeñas, los cathartiformes a menudo defecan sobre sus propias piernas como medio para disipar el calor tras la evaporación del líquido contenido en las heces y la orina, un proceso conocido como urohidrosis. De esta forma enfría los vasos sanguíneos que pasan por las patas y los pies, y causan manchas blancas por el ácido úrico que cubre las piernas (Arad y Bernstein,19988; Graves, 2019).


El tracto digestivo de las aves carroñeras se caracteriza por la presencia de ácidos gástricos, con valores de ph alrededor de 1, que les confieren resistencia ante diversos microorganismos patógenos, bacterias y virus (Ramos y Aznarán, 2018). Debido a esto se ha generado la creencia que es un ave curativa.


Existen creencias sobre los poderes curativos de su sangre y carne para enfermedades como el cáncer. Sin embargo, algunos autores han encontrado que no existen publicaciones científicas que evidencien las propiedades anticancerígenas de la especie. En la mayoría de casos, los pacientes asocian las propiedades medicinales a la capacidad que tiene el ave de ingerir basura o materia orgánica en descomposición sin verse afectada (Sánchez et al., 2012).


Es necesario realizar estudios detallados sobre la sangre del chulo y determinar las propiedades farmacológicas y posibles riesgos para salud derivados de este tipo de prácticas artesanales _(Rodríguez et al., 2020), por ahora no mate los chulos, ellos cumplen una función muy importante en el ecosistema y no consuma carne de chulo!


Revisión científica: Andrea Morales Rozo, líder Semillero de Investigación de Biología Evolutiva de Aves Neotropicales, Universidad de los Llanos.


Facebook: Semillero de investigación biología evolutiva de aves neotropicalesInstagram: @ornitologiaunillanos


Este artículo ha tenido como fuente bibliográfica: