top of page
  • Laura Casas

Visionario clasificó a la final de Red Bull Batalla Colombia 2024


En una vida marcada por las rimas y el talento, Andrés Ramírez, un joven rapero de 21 años conocido en el ámbito urbano como Visionario, quien es oriundo de Duitama, Boyacá y es hijo adoptivo de la capital del Meta desde hace más de una década, se prepara para definir su destino en la Red Bull Batalla Competición de Hip Hop Freestyle, evento que se llevará a cabo en Bogotá el 6 de julio del presente año.  

 

Con su estilo único y sus letras afiladas, Visionario ha asegurado su lugar en la final nacional de Colombia, donde competirá por el título del año 2024. Esta competencia no solo representa una oportunidad para consagrar su talento a nivel nacional, sino que también abre las puertas hacia el reconocimiento global.  

 

La lista de clasificados para la Final Nacional de Red Bull Batalla Colombia 2024 refleja la diversidad y la evolución del panorama del freestyle en el país. Entre los nombres destacados se encuentran veteranos del circuito nacional, pero también emergen figuras de la nueva generación del freestyle colombiano. 


Visionario se une a MC's consagrados como Airon, Clezart y Filósofo, así como a promesas emergentes como Marithea y Valles-T, quienes obtuvieron su pase directo gracias a su destacada participación en la edición anterior. 

Con la mirada puesta en el título nacional, Visionario se prepara para enfrentar a los mejores del país en la gran final, que promete ser un duelo de ingenio, destreza y pasión por el hip hop. La escena está lista para vibrar con las rimas y el flow de estos talentosos artistas, quienes buscarán dejar su huella en la historia del freestyle colombiano. 


Únete a nuestra campaña de donación para apoyar a Visionario en su viaje hacia una competencia de alto nivel, Visionario no cuenta con un trabajo estable y necesita recursos económicos para poder sostenerse y poderse concentrar en su preparación. Cada contribución cuenta para que pueda prepararse y cubrir los viáticos su acompañante. ¡Haz realidad su sueño con tu generosidad! ¡Únete a nosotros y sé parte de esta emocionante historia! Cuenta de ahorros Bancolombia de Visionario NO 39500006409 .  

Contacto del representante de Visionario: Cris Castillo +57 324 3639121 

 

 

En entrevista con Visionario, nos contó un poco sobre su vida, su experiencia en la música y el repentismo, su trabajo como artista en las calles siendo una persona ciega, su amor por el freestyle, así como los desafíos que ha enfrentado en diferentes momentos de su carrera. 

 

We Love Villavo: Cuéntanos sobre ti. ¿Cómo te llamas y de dónde eres?  

Visionario: Yo me llamo Andrés Felipe Ramírez García. Tengo 21 años y nací en Boyacá, más específicamente en Duitama. Sin embargo, toda mi familia es de un pueblo llamado Chita, en Boyacá, muy cerca del Nevado del Cocuy, una de las maravillas turísticas del departamento de Boyacá, y soy hijo adoptivo de Villavicencio desde hace más de 13 años. 

 

WLV: ¿Cuánto tiempo llevas dedicándote a la música y cómo empezaste en este mundo? 

V: Yo canto desde que tenía 5 años. Me inspiraba en todo lo que iba escuchando. Al no tener el sentido de la vista y al tener el sentido del oído más concentrado, uno procura siempre oír mucho. Yo escuchaba música y me veía cantando, al momento en el que descubrí que me gustaba cantar, lo seguí haciendo hasta la actualidad. 

WLV: ¿Qué te inspiró a incursionar en el freestyle y la improvisación? 

V: Yo creo que lo que me inspiró fue darme cuenta de que es un arte, donde puedes ser creativo sin límites. Al final, improvisar en cualquier género nos da esa libertad. Había muchas formas de crear ya que, por ejemplo, la gente que hace contrapunteo tiene sus ideas y te hablan de la sabana, te hablan del llano, ¿sabes? Los raperos te van a hablar de la calle, de la vida, ¿me entiendes? Entonces, cada vez que me di cuenta de que improvisar traía todo esto de fondo, me gustó y empecé primero sin saber. Por ejemplo, improvisaba rap sin saber que existían las batallas de rap. Cuando me enteré de que existían, fue otra locura, otro mundo para mí. 

 

WLV: ¿Cómo fue tu experiencia al clasificar para la final de las batallas Red Bull? 

V: Yo creo que ese es el sueño de toda persona que rapea en plaza, clasificarse a Red Bull es... Yo creo que es inexplicable. Hasta hace unos días, de alguna manera he aprendido a escuchar mi nombre en los canales de las distintas plataformas. Sin embargo, ver tu nombre en los canales de redes sociales donde solías ver a personas que escuchabas en YouTube es una locura. Para mí fue un boom total, aún no me lo creo hasta hoy. Pero tengo muchas ganas de dar lo mejor de mí porque improvisar es algo que me encanta. Me mueve el corazón, me mueve el alma, ¿entiendes? 

WLV: ¿Cuál ha sido el momento más significativo en tu carrera artística hasta ahora? 

V: Uff, fue el momento más significativo de mi carrera. Yo creo que no podría elegir, mira, por ejemplo, haber compartido escenario con uno de los mejores repentistas de Colombia, por no decir el mejor. Que es Lokillo, me trajo mucho reconocimiento. A nivel profesional, fue un honor, y obviamente, a nivel personal también, porque es una persona excelente. Y fue un punto de inflexión para mí. Pero afortunadamente, han pasado más cosas. El año pasado tuve la fortuna de ganar el concurso ‘Villavo Canta Contigo’, que se realiza en toda la ciudad y compite mucha gente talentosa. El mismo año pasado también conocí a mi cantante favorita, que es una española llamada Vanesa Martín. Conocerla, tal vez en el ámbito personal, fue uno de los mejores logros que he tenido. Pero incluso subirme a un escenario como Red Bull también es muy significativo. Así que no podría elegir entre todo lo que me ha pasado. Cada cosa es algo de lo que aprendo día a día, e incluso podría mencionar momentos de viajes que tuve este año a Bogotá para competir representando a Villavicencio, para mí también son igualmente significativos que los que he mencionado. 

WLV: ¿Cómo ha sido tu experiencia como artista que ha trabajado en la calle? 

V: Mi experiencia como artista que trabajaba en la calle, yo creo que fue una experiencia de la que aprendí demasiado. ¿Por qué? En la calle escuchas muchas cosas, vives muchas situaciones y aprendes; sobre todo, es un aprendizaje impresionante. Entiendes que el mundo no es como te lo pintan y que, muchas veces, la gente a la que le estás cantando, a la que le estás ofreciendo tu voz, necesita eso para estar tal vez mejor anímicamente. Muchas veces la gente sale con un problema y el hecho de ver a alguien luchando en la vida es tal vez algo admirable para ellos, pero para mí es inspirador, ¿entiendes? Puedo servir como inspiración para que las personas se den cuenta de que la vida tal vez es difícil, porque realmente, como he dicho siempre, para todos es difícil. Pero no es imposible si se lucha, si se le meten ganas y se le mete esfuerzo. Además, creo que también me ayudó mucho el estar con Dani y con Andrea, cuando fuimos ‘Los Tres del Cole’, porque al final acabamos siendo un grupo que se apoyaba, más allá de que yo haya elegido ahora tener mi propio camino y darle prioridad a lo que es ‘Visionario’. Realmente, mi experiencia no hubiese sido la misma si no la hubiera vivido con la gente que la viví. 

WLV: ¿Cuáles han sido los mayores desafíos que has enfrentado en tu carrera y cómo los has superado? 

V: Mira, yo creo que el mayor desafío, o los mayores desafíos, que enfrenta mi carrera casi siempre han sido el hecho de confiar en personas que terminan aprovechándose de mi talento. Eso me ha pasado desde pequeño. Yo salía a cantar y varias personas me decían: 'No, mira, vení, cantame algo, yo te pago lo de la gaseosa y ya', yo iba por lo de la gaseosa porque le tengo amor a esto. Hasta que llegó un momento en el que me quedé sin voz y tuve que dejar de cantar casi medio año por recomendación médica, y eso fue super duro para mí. 

 

Trabajé con gente con la que simplemente no se dio la conexión, no se dieron las cosas. Después, estuve año y medio en Boyacá. Me fui a vivir allá y tuve otro problema porque, hubo una persona que se aprovechó de mi talento. Tuvimos un grupo, salimos a conciertos y toda la cosa, y paulatinamente fue dejándome de lado. He tenido que enfrentarme mucho a eso, a ir quedando de lado por mi fe, me entiendes, por el amor a la música y por no darme cuenta de que las personas no son lo que uno espera. 

 

Otro desafío es el de la misma limitación como tal. Muchas veces, por ejemplo, sentí que no podía salir a representar la ciudad porque creía que las demás personas no están preparadas en el sentido de saber que yo puedo viajar solo, de saber que soy independiente, y pues, te extralimitan las mismas personas al no conocer cómo se debe tratar una discapacidad como la que yo tengo. Pero creo que esos son solo algunos desafíos. Estoy acostumbrado a lucharla. Soy un pelado muy luchador, incluso, yo no tengo un trabajo estable a estas alturas porque ha sido muy difícil. Por ejemplo, cuando quise entrar a trabajar en varios mariachis, me decían: 'No, porque tú no miras y nosotros tenemos que movernos demasiado, no sabemos cómo vamos a hacer contigo', ¿me entiendes? Yo he recibido respuestas así. Eso me hacía pensar, ¿es posible que pese más una limitación física que el talento que uno tenga? 

WLV: ¿Qué consejo le darías a otros jóvenes con sueños similares a los tuyos? 

V: Yo creo que el primer consejo es nunca limitarse. Porque cuando uno se limita, permite que los demás lo limiten, pero cuando tú dices, 'este es mi sueño y yo lo voy a luchar, quiero hacerlo', nada ni nadie puede pararte. Eso me lleva al segundo consejo, que es precisamente no solo escuchar, sino también aceptar la crítica constructiva, porque muchas veces la gente te puede hablar para tu bien. Y si no tienes humildad como premisa, el ego tampoco te llevará por un buen camino. Sí, hay que saber escuchar porque la gente muchas veces te habla para tu bien, pero también hay que saber a quiénes escuchar, tener claro qué personas son, y qué personas no.  

 

Yo sigo confiando mucho en gente que no tiene nada que ver, y no lo voy a ocultar ahora que estoy tan cerca de cumplir uno de mis sueños. Pero tampoco me arrepiento, porque si no hubiera confiado en tanta gente en su momento, tal vez ahora no sabría cómo actuar, no sabría qué ser, y mira que, en medio de todo, también agradezco a las personas que, negativamente, me aportaron cosas malas, porque independientemente de lo malo que han hecho, me dejaron cosas super positivas de las que aprendí que, si no hubieran pasado por mi vida, pero no tendría esas experiencias para mi vida. Entonces, sería eso, escuchar, no limitarse a luchar, sobre todo porque este camino no es fácil, pero, cuando se lucha, como dicen por ahí, el que persevera alcanza. 

Comments


bottom of page