top of page
  • We Love Villavo

La villavicense Lina María triunfa con sus arepas en los EE.UU


En las calidas calles de Villavicencio, en el tranquilo barrio Villa María, la vida de Lina María Quintero, una dedicada vendedora de arepas, experimentó un giro extraordinario, llevándola desde la adversidad hasta el éxito en tierras lejanas.


Hace dos años, Lina solía deleitar a los residentes del sector con el aroma embriagador y el sabor auténtico de sus arepas rellenas caseras, deleitando la vida cotidiana de quienes transitaban por ese rincón exclusivo de la ciudad.


En ese tiempo, Lina no solo era una emprendedora talentosa, sino también una estudiante de Administración de Empresas, equilibrando las responsabilidades académicas con su pasión por la gastronomía. Su hijo, de tan solo 10 años en aquel entonces, ha sido su motivo de inspiración para guerrearsela día a día.

Sin embargo, la historia de Lina Quintero tomó un rumbo sombrío cuando un acto de discriminación y crueldad la colocó en el ojo de la tormenta social. una mujer que transitaba por la zona no solo le prohibió vender en ese sector de la ciudad, sino que también en un gesto despiadado, arrojó una bolsa con excrementos de su mascota justo al lado de su puesto de arepas.


Este cruel episodio no solo marcó un ataque a su emprendimiento, sino que también evidenció la crudeza de la discriminación que enfrentaba. En medio de este difícil momento, la joven emprendedora enfrentó una situación aún más devastadora: un abuso sexual que dejó cicatrices físicas y emocionales.

A pesar de las amenazas de un grupo autodenominado 'Bloque Héroes del Llano', Lina se negó a doblegarse. La advertencia de abandonar el departamento del Meta en 12 horas la impulsó a tomar una decisión audaz: emprender un viaje ilegal hacia Estados Unidos, llevando consigo la esperanza de un futuro mejor para ella y su hijo.


Hoy, en San José, California, Lina ha tejido su propio éxito. El 2920 Alum Rock Avenue es el hogar de 'Arepas Lina Maria' el restaurante que fundó con determinación y pasión. Aquí, las arepas, empanadas y almuerzos caseros colombianos no solo son delicias culinarias, sino símbolos vivientes de su resiliencia y triunfo sobre la adversidad.


Además, en Villavicencio, ha logrado abrir su propio punto físico fuera del espacio público, demostrando que su emprendimiento no solo ha cruzado fronteras geográficas, sino que también se ha arraigado en su lugar de origen.

Lina Maria Quintero ha transformado su dolor en una historia inspiradora de éxito. Su restaurante es un testimonio de la fuerza y la tenacidad de una mujer que, a pesar de los desafíos, ha logrado no solo subsistir sino también prosperar en una nueva tierra.


La joven emprendedora, se ha convertido en un ejemplo de cómo la resiliencia y la determinación pueden abrir las puertas hacia un futuro lleno de éxitos y logros. Su historia resuena como un recordatorio de que, incluso en medio de la adversidad, el espíritu humano puede brillar con luz propia.

Comments


bottom of page