top of page
  • We Love Villavo

La llorona | Mitos y leyendas del llano


En los llanos colombo venezolanos, se habla de un espanto que posee un lamento desgarrador, proveniente de una mujer de larga cabellera, que cubre su cuerpo femenino con un vestido blanco y que carga en sus brazos a un recién nacido sin vida, producto de su llanto agonizante.


La Llorona es protagonista de las más terribles pesadillas de los hombres alicorados y mujeriegos, que en busca de saciar su deseo carnal se adentran en los caminos nocturnos hacia algún pueblo. Su relato resulta atemorizante para niños y adultos, porque muchos aseguran que su presencia es verdadera, tal como lo recuerda el escritor e historiador Hugo Mantilla.

“En Puerto Rondón, Arauca, había un gran árbol en un parque todo olvidado y salieron (los pobladores) con el cuento de que se veía sentada, en una banca de guadua, a una mujer de pelo muy largo, vestido blanco y con una cara muy hermosa. Decían que los borrachos se sentaban junto a ella, apenas entendible, y cuando por segunda vez la volteaban a mirar, ya no era esa mujer que veían con esa cara hermosa, sino que tenía un rostro cadavérico y un terrible lamento. Por supuesto el susodicho salía corriendo. Más de uno tuvo esa experiencia”

De esta leyenda se escuchan diferentes versiones con respecto a su origen, que datan de años atrás, cuando en las llanuras una mujer cometió un pecado imperdonable, del que jamás se logrará librar.

Uno de los relatos menciona que en vida aquella alma infernal era una mujer de bello aspecto, que sufría de unos celos enfermizos hacia su propia madre. Un día cualquiera, sin pensarlo dos veces, incendió la casa donde habitaba la progenitora y en su lecho de muerte la maldijo, para que persiguiera eternamente a los hombres por los caminos del llano

Otros le atribuyen su llanto a un horroroso asesinato que cometió una joven madre. Producto de un amorío con un hombre, la mujer de nombre desconocido dio a luz a una niña, que aborreció al ser abandonada por su amante y al encontrarse desesperada por el constante lloriqueo de su hija, no dudó en matarla con sus propias manos. Arrepentida por lo que había hecho con su descendencia, lloró, gritó de dolor y pena hasta alertar a los pobladores, quienes la maldijeron por su atroz acto. La joven corrió llano adentro y desde entonces es un alma que vaga penando.


Estas son las narrativas más populares, sin embargo, muchas son las que se han especulado del motivo del eterno deambular del conocido espanto que aún sigue atemorizando en el llano.


Agradecimientos al escritor e investigador Hugo Mantilla Trejo, quien ha aportado información para la construcción de Mitos y leyendas del llano. Redacción y recopilación de información Saida Niyireth Rodríguez Garzón. Ilustración realizada con bolígrafos por el artista Oscar Mancera.


Commentaires


bottom of page