top of page
  • We Love Villavo

Mujeres llaneras transforman el tallo de la planta de plátano en creativas artesanías


Cuando hablamos del plátano pensamos en un alimento que es altamente cultivado y consumido en los llanos orientales, pero pocas veces se habla del tallo de la planta que produce este fruto.

Comúnmente lo que se conoce como vástago es desechado, pero un grupo de mujeres llaneras decidieron transformarlo para darle una nueva vida útil, ayudar a la conservación ambiental y preservar la tradición artesanal de la región.

Se trata de la Cooperativa Arfiplat, la cual está conformada por 20 mujeres cabeza de hogar del municipio de Cabuyaro, muchas de ellas víctimas del conflicto armado, que desde hace más de 10 años fabrican diferentes productos artesanales a base de la fibra de plátano.

La cooperativa ofrece accesorios para mujeres y hombre como bolsos, mochilas, cotizas, correas y sombreros. También productos decorativos para el hogar que van desde tapetes hasta contenedores.

We Love Villavo entrevistó a Ana Isabel Jagua Galindo, una de las fundadoras de Arfiplat, para conocer el proceso de fabricación de las singulares artesanías sostenibles y amigables con el medio ambiente.

Para obtener la fibra lo primero que hacen es cosechar el plátano, posteriormente, cuando el fruto ya fue recogido y aprovechado, el tallo de la planta debe pasar por un largo proceso.

El tallo debe ser tratado, secado y transformado para que se convierta en finos hilos que las manos de las llaneras tejen con paciencia y agilidad para tener como resultado final un producto auténtico y duradero.

"Ahora tenemos la ayuda de la tecnología, tenemos una máquina que hace del proceso algo más sencillo que hace unos años atrás, cuando hacíamos todo manual, sin embargo, sigue siendo un proceso muy artesanal, de varias semanas de trabajo", aseguró la fundadora.

La Cooperativa Arfiplat tiene como objetivo promover la fabricación de más productos con fibra de plátano, porque puede ser una solución para muchos problemas ambientales, según indican los líderes de la organización.

"Queremos incluir a los jóvenes, para que ellos puedan ser testigos de la variedad de cosas que se pueden hacer con este material. Nosotras sabemos que se puede hacer papel y también queremos reemplazar los productos plástico por esta alternativa amigable con el medio ambiente", le dijo Ana Isabel a We Love Villavo.

Trabajar con este material no es sencillo, tejer un bolso puede tardar al menos un día y medio, eso sin contar el tiempo de transformación de vástago en fibra, pero estas dedicadas mujeres persisten en la idea de que esta idea innovadora puede cambiar al mundo, si se valora y se réplica.

Comments


bottom of page