6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 670081166403404
 

Merecure Hotel Campestre, un lugar paradisiaco a pocos kilómetros de Villavicencio


Una de las mejores experiencias de descanso es despertar y poder disfrutar de la playa, el sol y la arena. Aunque suene increíble los llaneros ya no necesitan viajar hasta la costa colombiana para vivir esta experiencia placentera, basta con llegar a Villavicencio.


Se trata del Merecure Hotel Campestre, un lugar paradisíaco que combina lo mejor de dos regiones; los llanos orientales y el caribe. Allí los visitantes pueden contemplar e interactuar con la fauna silvestre de la Orinoquía, nadar en el lago, disfrutar de la playa y descansar en reconfortantes habitaciones con los lujos de la ciudad, pero en medio de la naturaleza.

“Nuestras instalaciones tienen un concepto natural, parte de los elementos en los que está construido es palma y madera, aclarando que esta madera se trae de cultivos con sus permisos correspondientes, al igual que las palmas”, le dijo a We Love Villavo Daniel Pardo, administrador de Merecure.

Se encuentra ubicado en el corredor del amanecer llanero, por la ruta que conduce al corazón de la llanura, específicamente en el kilómetro 47 de la vía a Puerto López, a tan solo 40 minutos de Villavicencio.


Las habitaciones cuentan con un estilo moderno, con camas queen, aire acondicionado y una especie de balcón con elementos de descanso como hamacas y sillas para observar el atardecer o el amanecer.

Pero más allá de ofrecer un servicio de alojamiento la empresa llanera busca que los visitantes tengan una experiencia única de inmersión con la naturaleza, por eso desde que el turista llega puede escuchar la sinfonía de las aves, acariciar a los chigüiros, observar de cerca los venados y maravillarse con la imponente imagen de los anfibios de la región.

De hecho, el hotel se encuentra ubicado dentro del Parque Agroecológico Merecure, el cual cuenta con más de 600 hectáreas, con ecosistemas como sabanas y bosques primarios que poseen más de 150.000 árboles sembrados en los últimos 14 años, que son el hogar de más de 125 especies de aves.

Uno de los mayores atractivos de Merecure es un garcero que se encuentra a escasos metros del hotel. Todos los días entre las 5:00 y 6:00 p.m. un guía local o "baquiano", como es conocido en el departamento, lleva a los huéspedes al lugar donde comienza la magia; decenas de garzas negras, blancas, y rojo anaranjado, llegan a la pequeña isla para llenar de color y melodía el espacio.