6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 670081166403404
 

El llanero que construye buques y embarcaciones dentro de botellas de vidrio


Se necesita mucha concentración y suma delicadeza para hacer de una botella, una obra de arte que alberga en su interior modelos de buques y embarcaciones a escala reducida. Aunque no es un proceso creativo sencillo, Walther Alexis Cubides Vargas lo ha dominado, de tal manera que sus creaciones han obtenido premios internacionales.


El boyacense que creció en Casanare y es llanero de corazón, se radicó a vivir en Villavicencio desde hace 10 meses. En esta ciudad tiene el taller donde realiza diferentes tipos de embarcaciones en botellas de todos los tamaños; desde diminutos envases de 20ml hasta grandes botellones.

En especial una botella destaca entre las demás, por la realista estructura que, con todo el lujo de detalles y acabados de gran calidad, consigue representar al galeón San Martín.


La maqueta del galeón español ocupó el honroso primer lugar, de los 143 participantes del Concurso Internacional Virtual de Modelismo Naval realizado en abril del presente año por la Sociedad Nacional de Modelismo Naval del Perú.

“Es un galeón español del siglo XV que ganó el primer puesto. El San Martín está hecho tal cual fue el galeón original. Ya que es producto de una investigación histórica que he realizado a través de la consulta de algunos documentos de museos navales de España”, explicó Walter Cubides.

En el mismo concurso donde participaron 14 países obtuvo el primer puesto en la categoría artefactos navales, por su realista ancla que se encuentra dentro de uns botella. A pesar de ser estas obras las que obtuvieron ese reconocimiento internacional, todas las creaciones artesanales de Walther Alexis Cubides, se caracterizan por la calidad y el detalle.

Walther es un artista innato que aprendió de manera empírica a ensamblar todas las piezas de las embarcaciones en las botellas, sin romperla y con nada más que la agilidad e ingenio para desarrollar dicha hazaña.

“Este es un arte que ya lleva más de 200 años de existencia y aquí en Colombia hay muy pocos exponentes y más aquí en la parte del llano colombiano”, aseguró el artesano.