top of page
  • We Love Villavo

El Centro Comercial Mercado Popular Villa Julia, un lugar con tradición e historia


En el corazón de Villavicencio se encuentra el Centro Comercial Villa Julia, un lugar que además de ser un sitio estratégico, al encontrarse en el centro de la ciudad, posee una historia que se remonta a la época de cuando los llaneros se transportaban principalmente a caballo.


Camilo Humberto Caballero Cubillos, quien es un historiador oriundo de Villavicencio, recuerda que en el año 1950 en este mismo sitio se encontraba la plaza del barrio Villa Julia, donde llegaban los agricultores de diferentes municipios del Meta a comercializar sus productos.

Normalmente se veían los caballos afuera amarrados de todas las personas que llegaban a comprar la variedad de productos que allí se ofrecían como frutas, verduras, hasta animales para el consumo. Era un mercado de pueblo, rústico, que cuando llovía todo se mojaba”, dijo el historiador.

En el mismo sector se ubicaban las compañías de transporte de la época, “Rápido Acacias, posteriormente Expresos Bolivarianos y las flotas de Taxmeta”, explicó Camilo Humberto.

La ciudad se fue modernizando y con el desarrollo de la misma nació la necesidad de crear un espacio que tuviera más orden y fuese estéticamente agradable, siendo estas las motivaciones para derribar la antigua plaza. En 1960 Inició el proyecto vial de la avenida Alfonso López y para el asombro de los habitantes el lugar donde se suponía estaría la nueva plaza fue utilizado para la construcción de una especie de parque.

Abrieron la vía y a un costado hicieron un parque con unos redondeles y especies de fuentes luminosas. Situación que no funcionó porque a nadie le gusto esa obra, no compaginaba con el centro de la ciudad”, mencionó el historiador villavicense.

Años más tarde, específicamente en 1989, comenzó la construcción de un centro comercial en un lote de 2.487 metros cuadrados. En 1991 la administración municipal del momento le entregó la ciudad una estructura de tres pisos, seis niveles y un área construida de 8.200 metros cuadrados.

“Son 533 locales repartidos en tres pisos y cada piso tiene tres módulos o niveles. En ocasiones las personas se confunden y piensan que se trata de 6 pisos, pero el centro comercial cuenta con una estructura diferente a lo común. Además, también tenemos varias áreas comunes”, aseguró Luisa Fernanda la Torre, secretaria del Centro comercial Mercado Popular Villa Julia.

El centro comercial tuvo un costo de 850 millones de pesos y tenía por objetivo recuperar el espacio público de la ciudad, motivo por el cual fueron trasladados varios de los comerciantes informales que trabajaban en las calles de la zona céntrica.

Marlení Alonso estuvo para la época en la que se inauguró el centro comercial, cumple 32 años ofreciendo sus productos en el mismo sitio, pero al pasar los años ha cambiado de local. Primero estuvo en el local 185, posteriormente el 151 y después se trasladó al número 123.

“Nosotros estábamos ubicados alrededor del Éxito del centro y nos trasladaron al centro comercial para no seguir obstruyendo el espacio público. En sus inicios venía mucha, las ventas eran espectaculares”, rememora Marlení Alonso.

Para hacer de la estructura aún más atractiva, en 1993 fue instalada una obra pictórica sobre tabletas de cerámica del maestro Miguel Roa Iregui, considerado uno de los artistas más destacados de la Orinoquía colombiana.

Llevaba por nombre “La bienvenida llanera” y cubría todo un muro del centro comercial. Tenía una dimensión de 70 metros cuadrados, siendo una de las obras más grandes del país en esta peculiar técnica.



El Centro Comercial Villa Julia en la actualidad


Marlení Alonso recibe a todo aquel que llegue al piso 3 con una sonrisa y con la típica pregunta ¿Qué necesitas?, con el fin de hacer una venta y aprovechar el instante en que una persona llegue a su piso, puesto que actualmente no todos los visitantes del lugar llegan hasta allá.

"En el piso 3 solo estoy yo y una piñatería, el resto de locales están desocupados u ocupados como bodegas", dijo Marleni con un deje de tristeza, mientras confiesa que extraña los tiempos de cuando el centro comercial era frecuentemente visitado por los villavicenses.

Pero ella no es la única que dice estar preocupada por las ventas. We Love Villavo recorrió este complejo y escucho a los comerciantes, quienes aseguran que las cosas han cambiado.

Hace algunos años el segundo y tercer piso era exclusivo para aquellos que vendían ropa y calzado. Un día cualquiera uno de ellos bajó su almacén de calzado al primer piso "desde ese momento fue más complejo todo", mencionan algunos de los comerciantes más antiguos.


Los grandes almacenes de ropa que se encuentran en la zona céntrica, los modernos centros comerciales y el estigma creado por la inseguridad del sector, son algunos de los factores que según Marleni han afectado al centro comercial, bajando su popularidad.

Pero eso no es lo único que ha cambiado la fachada también tuvo una transformación. En el año 2020 el mural "La bienvenida Llanera" fue picado y demolido sin autorización del Consejo Municipal de Patrimonio.


A pesar de las transformaciones que a través de los años ha tenido el centro comercial Diana Patricia Velásquez, una empresaria que llegó a la capital del departamento del Meta hace 9 años, explicó que hace 8 meses decidió colocar su oficina y punto de venta en el emblemático lugar, ya que es un lugar de fácil identificación y recordación, además de ser un punto estratégico para el comercio.

“Yo quiero mucho este centro comercial, porque para mí es lo mejor, por su historia, variedad de productos que puedes encontrar y la calidad del servicio de quienes luchamos por mantenerlo vivo”, puntualizó Diana Velásquez.

Commentaires


bottom of page