top of page
  • We Love Villavo

Calle de las talabarterías: más de 110 años resguardando las tradiciones llaneras


En el corazón de Villavicencio, la capital del Meta, se encuentra un lugar impregnado de historia y tradición: la calle de las talabarterías. Este sitio, que se erigió a comienzos del siglo pasado, alguna vez fue el epicentro del comercio ganadero, ha evolucionado con el paso del tiempo, pero aún conserva su esencia y legado cultural.

De manera que, desde tiempos inmemoriales, Villavicencio ha sido un punto de encuentro para los vaqueros que transportaban ganado desde Arauca, Casanare y diversas partes del Meta hacia la capital del país, esta ubicación estratégica convirtió a la ciudad en un importante centro de actividad comercial, especialmente para aquellos dedicados al oficio artesanal del cuero relacionado con el mundo equino.

Fotografías: Archivo Fotográfico de la Orinoquía & Radio Nacional de Colombia


Además, la calle de las talabarterías, situada en la carrera 33, a una cuadra arriba del edificio de la Gobernación del Meta, era conocida por su característico aroma a cuero crudo y por albergar una gran cantidad de establecimientos especializados en la talabartería. Aunque hoy en día la calle ha experimentado cambios y se han diversificado los tipos de comercios, aún se pueden encontrar alrededor de seis negocios que mantienen viva la tradición artesanal.

Por otra parte, Carlos Andrés Ramírez Ordoñez, talabartero con 15 años de experiencia, destaca la importancia de preservar esta tradición:

“Como muchos en esta calle, yo seguí la tradición de mi papá, quien hace 52 años fundó la talabartería que lleva por nombre Ramírez. Aprendí este arte desde los 15 años y continuó preservando este legado llanero”, explica Ramírez.

Foto: Radio Nacional de Colombia


No obstante, la calle, que en su apogeo albergaba diecisiete talabarterías, ha visto disminuir su actividad comercial en los últimos años. Pues la transformación de la ciudad y el cambio en los hábitos de movilidad, con la sustitución del caballo por el automóvil, han afectado la demanda de productos tradicionales.

Sin embargo, la calle de las talabarterías sigue siendo un punto de referencia para aquellos que desean adquirir artículos de cuero de calidad. Además, cada 24 de junio se celebra el Día de los Talabarteros, una festividad que rinde homenaje a esta importante tradición cultural. Asimismo, en esta jornada se llevan a cabo actividades culturales y folclóricas en la misma calle, promoviendo el orgullo por la cultura llanera.

Fotografía: Camilo Laskar & Radio Nacional de Colombia


Norma Monzón, administradora de Cuero y Style, resalta la importancia de mantener viva la cultura llanera a través de los productos artesanales:

“Queremos resaltar el Día de la Llaneridad, mostrando a través de nuestros productos las insignias de nuestra cultura, para que sea un orgullo portar desde un llavero hasta un poncho, con ese sentido de pertenencia”, manifiesta la administradora.

En definitiva, la calle de las talabarterías sigue siendo un símbolo de la identidad cultural llanera, donde la tradición y el arte del cuero perduran a pesar del paso del tiempo y los cambios en la sociedad moderna.

Comments


bottom of page