El candidato que se niega a pagar los peajes