top of page
  • We Love Villavo

Santiago Ortega aprendió a montar caballo en la sabana y hoy es un hábil jinete


Se dice que el llanero tiene una conexión especial con los caballos, su relación con él trasciende las interacciones propiamente humanas que se tiene con otras especies y Santiago Ortega, un joven oriundo de Yopal, Casanare, puede dar fe de ese fuerte lazo.


Creció en medio de la sabana y aprendió a mirar el mar verde desde el lomo de un caballo. Fue así como descubrió que disfrutaba los momentos del día en los que dejaba de ser él para convertirse en uno solo con el imponente animal.

Hoy a sus 20 años de edad puede decir con orgullo que continúa mantenido esa estrecha relación con los caballos, a pesar de que ya no vive en el campo y actualmente es miembro del Ejército Nacional.

Precisamente en la clase de equitación básica que se dicta en el primer mes de instrucción en la Escuela Militar, fue que dio a conocer a los otros miembros de la institución su talento innato con esta disciplina. Fue invitado a pertenecer al equipo de equitación, desde dicho momento divide sus días a realizar las labores que su trabajo le exige y a practicar la equitación.

Sus compañeros y profesores aseguran que sus valores más destacados son la dedicación, compromiso, disciplina y entrega, lo que le ha permitido posicionarse como el campeón de salto ecuestre en Colombia.

"Inculcado por mi padre sobre el cuidado, amor y respeto por los animales, especialmente por los caballos, hoy la vida me tiene aquí en el alma máter del Ejército Nacional, demostrando mis habilidades y por supuesto afianzando mis conocimientos para cuando llegue a unidades montadas” le dijo Santiago Ortega a la prensa de la Escuela Militar de Cadetes.

El pasado mes de octubre se llevó acabo el Concurso Nacional de Salto Cinco Estrellas que citó a 500 competidores de las delegaciones departamentales de las ligas ecuestres de Antioquia, Valle del Cauca, Cundinamarca y la Liga de Bogotá.

En la prueba 80 y 90 el llanero compitió con 67 deportistas, sin embargo, fue el único en recorrer los obstáculos sin un solo error. Se posicionó como el mejor tiempo de toda la competencia y logro obtener el Gran Premio Autoniza, compartiendo el podio con Francisco José Posada, quien ocupó el segundo puesto, y con María José Rosales, los dos representantes a la Liga Ecuestre de Bogotá.

Comments


bottom of page