top of page
  • We Love Villavo

Oscar Ruíz Castro, el villavicense que durante 31 años ha esculpido en piedras


Existen personas capaces de transformar algo ordinario en una obra de arte y este es el caso de Oscar Ruíz Castro, un villavicense que desde hace 31 años crea esculturas esculpidas en piedras.


Sus manos están marcadas por cicatrices de los cientos de veces que se ha cortado con la pulidora, actualmente sufre de un trastorno nasal por inhalar polvo y tiene otros problemas de salud que han aparecido con los años a causa de su trabajo.

“Trabajar con piedra no es sencillo y afecta a largo plazo la salud. Yo en estos momentos tengo 46 años de edad y mi cuerpo ya va pasando la cuenta de cobro de todo lo realizado durante mi carrera como artista”, dijo Oscar Ruíz.

Aunque su arte requiere de mucho esfuerzo, confiesa que continúa esculpiendo porque es la mejor forma de dejar huella, un legado que perdurará para siempre porque sus creaciones son resistentes, al estar hechas en piedra, roca y concreto.

“En estos momentos mi mayor motivación es dejar algo para la historia, crear arte que pueda ser admirado por muchas personas y por varios años”, menciona el artista llanero.

Su mayor academia ha sido la vida misma. De hecho, explica que llegó al mundo del arte casi por casualidad cuando tenía tan solo 17 años y nunca había tenido contacto con alguna escultura.

Inició en la vereda Buenavista de Villavicencio, cuando fue contratado por el artista Jairo Miranda para trabajar en oficios varios, sin sospechar que aquel momento sería definitivo para su vida, encontrando su pasión y talento.

“Don Jairo Miranda nos dijo que no íbamos pintar las paredes, que íbamos las íbamos a enchapar en piedra laja de Chirajara y para ese entonces no tenía idea de lo que estaba hablando, sin embargo nos fuimos a recoger piedras entre todos para hacer el baldosín, pero natural”, recuerda el escultor villavicense.

Al poco tiempo aprendió a enchapar paredes con piedras, jugando con los colores y texturas. Luego tuvo su primer reto artístico con sus entonces compañeros de trabajo; una especie de figuras que representaban el arte precolombino

“Nos proporcionaba todas las herramientas que necesitábamos y también dejaba explorar nuestra creatividad, pero fue una tarea compleja porque en ese entonces no existían los discos diamantados y la experiencia era mínima, por tal razón sufrió varias cortadas con las máquinas que se utilizaban" le dijo Oscar a We Love Villavo.

Luego ayudó a tallar en piedra una guacamaya y con el tiempo se convirtió en un experto, capaz de crear hermosas estatuas en pequeñas y grandes dimensiones. Asegura que muchas de las obras que reposan en el conocido mirador la Piedra del Amor fueron talladas con sus propias manos.

En el año 2016 busco nuevas oportunidades al departamento de Casanare y se radicó a vivir en la vereda Buenavista del municipio de Yopal. Ha realizado diferentes obras de gran tamaño en el departamento, entre ellas una virgen de 8 metros, 14 lanceros de tamaño monumental, algunas esculturas para un proyecto llamado Senderos del Mohán en Tauramena y un gigantesco libro que representa la biblia, considerada la más grande de Colombia en su técnica.

Además, ha realizado más de 20 esculturas que hacen parte de un proyecto personal porque su objetivo es construir el parque temático con mayor cantidad de monumentos tallados en piedra.


















Opmerkingen


bottom of page