6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 670081166403404
 

Opinión | ¿Qué pasa con el Torneo Internacional del Joropo?


El maestro casanareño, Hildo Ariel Aguirre Daza, quien es folclorista desde hace aproximadamente 40 años en la capital del país, ha formado en el arpa llanera a más de 4.000 niños, niñas, jóvenes y adultos a través de su "Academia Llano y Joropo", quien también es ganador de múltiples premios nacionales e internacionales, ha mostrado recientemente su opinión en redes sociales respecto al Torneo Internacional del Joropo "Miguel Ángel Martín", versión 54° homenaje a América Rey.

"Esta es la versión en la que hubo la menor asistencia de público en su historia, y eso que se fueron a promocionarlo por Estados Unidos y México. El promedio diario de asistentes no superó las cien (100) personas, en su mayoría las familias de los participantes.


El concurso quedó relegado al último rincón del Parque Las Malocas, después de los establos, donde tienen al ganado y los caballos. Para llegar allí se debía ser un baquiano y además atravesar por los interminables barrizales en donde un carro de una de las agrupaciones concursante se quedó atascado.


Es increíble cómo se desprecia al artista que ha entregado su vida para tratar de mantener el folclor llanero vivo para darle gloria a nuestro país. En este Torneo lo que menos importa son los artistas llaneros y son los que le dan precisamente el nombre al festival, no olviden que Torneo significa “conjunto de pruebas en que una serie de contrincantes compiten por conseguir el triunfo”.

El Torneo del Joropo solo es una excusa para ejecutar un presupuesto y para ello se valen de utilizar a los artistas que necesitan hacer visible su talento, pues no solo se compite por un recurso económico, sino que esta es la forma en que un artista se siente que está vivo y que su creación debe hacerla circular de alguna manera.


Llegar al Torneo del Joropo es como clasificar a un mundial para los artistas llaneros, de ahí que esto lo están aprovechando para el lucro de unos pocos. En toda una semana de competencia nunca vimos al gobernador, nunca se hizo un acto protocolario de inauguración al menos con los artistas concursantes, no escuchamos nuestro Himno Nacional, esto ni en un concurso del municipio más humilde.



Fue indignante el trato de autoritarismo y desprecio hacia los artistas por parte del señor Anderson Arenas (asesor musical) en el Congresillo Técnico al manifestar que "las bases del concurso él las diseñó así y al que no le gustara se podía retirar del concurso". Si bien es cierto que los concursantes firmaron la aceptación de las condiciones, el Congresillo es para concertar muchas de las condiciones allí expuestas, pues tengo entendido que a las bases no se les hizo una socialización previa antes de dejarlas en firme.


Otro aspecto muy negativo fue el de “promocionar” a muchos concursantes del departamento del Meta a la final en varias modalidades. Prácticamente desde la propia inscripción ya muchos de ellos por derecho propio sabían que eran finalistas. Esto atenta contra la propia dignidad de los artistas del Meta, pues los hace sentir menos que los demás participantes. Sé que el Meta tiene excelentes músicos y ellos no necesitan que se les regale nada.

Qué bueno que el Torneo Internacional del Joropo algún día tuviera el nivel de un Petronio Álvarez, Festival Vallenato, Hato Viejo Cotrafa, Mono Núñez, entre otros, donde lo más importante es el concurso “Torneo”.


Ojalá que el Torneo se concertara con los artistas, los que por años le han metido los pies al barro, los que se la han guerreado día tras día, y no que se haga únicamente como lo creen algunas personas que están detrás de un escritorio y que no han contribuido a escribir la historia de nuestro folclor".