Loras reales, tortugas, una babilla y una anaconda regresaron a su hábitat natural.