6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 670081166403404
 

Fuente de Oro promueve la diversidad gastronómica del llano desde hace 12 años


“Aunque somos llaneros y estamos orgullosos de serlo, somos diferentes al llanero tradicional de soga y caballo; tenemos unas particularidades derivadas de los procesos de poblamiento y colonización”, comienza diciendo Mauricio Mendieta Castaño, gestor cultural del Ariari.


Precisamente las tensiones de identidad evidentes en el territorio y la gestión integral de la memoria y el patrimonio cultural, fueron pretextos perfectos para la investigación, recuperación, y difusión de unas memorias y una identidad llanera, que reclama reconocimiento desde la diversidad. El Centro Municipal de Memoria de Fuentedeoro, es el escenario natural de esos procesos colectivos y comunitarios en la región del Ariari.

Desde el año 2008, cientos y tal vez miles de personas han participado en los procesos de gestión, formación y producción de memorias y construcción de identidad del territorio, desde muchos ámbitos. Los conocimientos relacionados con la producción y alimentación, específicamente la cocina tradicional ariarense (diferente a la llanera criolla), se erige como herramienta fundamental de gestión de eso que hoy se llama “llaneridad colono ariarense”.

“Nos dimos cuenta de que la cocina era un elemento que estimulaba el interés de las personas para hablar del territorio, para recordar y hacer memoria; así, empezamos a escudriñar los productos agrícolas, ingredientes, utensilios, técnicas y procesos, tanto de producción, como de alimentación”, dijo el colectivo.

De ese proceso de memoria colectiva y desde los fogones ariarenses, nació una propuesta de reivindicación regional, materializada en una preparación llena de tradición que narra memorias de diferentes identidades que se encuentran y construyen juntas. Es así como el llano y los Andes del campesino tolimense, huilense, boyacense y antioqueño, se encuentran en el “Seco del Llanero Colono Ariarense”.


Este plato, ganó el Premio Nacional a las Cocinas Tradicionales Colombianas en el año 2015, en la categoría de Innovación, otorgado por el Ministerio de Cultura de Colombia.

“Es un manifiesto político que exige reconocimiento de lo que significa ser llanero ariarense, desde la otredad… dentro del contexto de la llaneridad; es un plato que respeta las técnicas tradicionales de elaboración, con claras expresiones de la cultura del llanero campesino agricultor. Es un logro colectivo del Centro Municipal de Memoria y del Ariari”, le dijo a We Love Villavo Mauricio Mendieta.

En año 2019, ésta labor comunitaria de gestión y salvaguardia de los conocimientos de producción y alimentación de los campesinos del Ariari fue reconocida nuevamente por el Ministerio de Cultura, otorgando la Beca “Reconocimientos a Iniciativas Comunitarias para la Transmisión y Salvaguardia de Saberes y Prácticas Alimentarias Tradicionales” que permitió al Centro de Memoria la elaboración de un pequeño ejercicio de inventario de cocinas tradicionales del Ariari, con el que presenta un recetario ilustrativo y pedagógico llamado Llaneros del Ariari - Arriando Nuestra Tierra. Identidad, Cocina y Tradición.


Para los investigadores y miembros del Centro Municipal, la memoria es fundamental porque es un factor estratégico para el desarrollo de los territorios. De hecho, hoy continúan trabajando con la comunidad para promover identidad y arraigo por medio del pensamiento y trabajos colectivos.