El campesino llanero llegó al cine


Con los paisajes llaneros como escenario, Jinetes del Paraíso es un documental que retrata la vida y las tradiciones campesinas del llano. El equipo de Hay-Doc y la directora Talía Osorio se adentraron durante 10 años en las llanuras del Casanare, donde ranchos y hatos ganaderos se levantan en medio de sabanas, selvas y morichales para que mujeres y hombres del llano realicen sus labores, razón de ser de su arraigo por esta tierra y su convivencia con las “bestias”.


El largometraje se adorna con las tonadas del joropo. Con cantos de vaquería como el canto al ordeño, al caballo o a la tierra, aparece el Cholo Valderrama junto con otros campesinos, hombres y mujeres, como protagonistas de esta historia; sin embargo, el caballo parece ser el personaje principal.


Con un verso de la canción “Mi Caballo y Yo” del campesino y cantautor que rezaUn hombre recio pal´ llano dura tres caballos buenos”, este documental introduce al espectador en su historia, la vida del llanero y el caballo se confunden en la sabana y automáticamente se nos viene a la cabeza la imagen del centauro, la figura mítica de los llanos.


Dividida por capítulos, inicia su relato con la crianza del campesino llanero y el caballo en medio de la libertad que brinda la sabana. Sin alambre de púas y una inmensidad por recorrer, el rumbo que traza el llanero solo puede ser realizado a lomo de caballo. Así va construyendo su vida, en medio de labores del hogar y del campo: la crianza del caballo, la vaquería, el ordeño, la pesca, el cuidado o los tejidos.


Aparece la familia y la comunidad del hato, donde se asignan roles y los caporales ordenan el trabajo, hombres cuyos valores les permiten liderar con respeto y camaradería. Con sombrero y pies descalzos para nunca separarse de la tierra, galopan la llanura para usufructuarla, nunca para dominarla. El campesino no sale sin su machete ni su lazo, tampoco olvida el bastimento, alimento para largas jornadas de trabajo.


Pasan los años y el ser humano sigue junto a su caballo, aparece la muerte como destino incontenible, el espectador recuerda “quien es recio pal llano dura tres caballos buenos”; y en este ritual que se llama vida, solo es permitida la muerte del ser humano y el caballo, pero de las costumbres nunca. El `Cholo´se confiesa, él canta para los suyos, para dar conocer su tierra y sus costumbres, porque no se puede permitir que estas queden en el olvido.

We Love Villavo te recomienda Jinetes del Paraíso, una película de la vida campesina en el llano.

villavovioleta-02-01.jpg
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle

Suscríbete

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
logo-we-love-villavo-blanco.png