6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 Educación, cultura y sociedad
  • We Love Villavo

Educación, cultura y sociedad

¿Dónde están y que hacen los profesionales egresados de tres universidades públicas (Unillanos, Esap, Unad) y catorce universidades privadas?, ¿qué le aportan al desarrollo de la ciudad, del campo, de la sociedad?.

Educación es la forma en que uno aprende a entender

Jacqueline Velásquez (10 años)1

Aprender y entender, tal como lo propone Jacqueline, deberían ser los objetivos últimos de la educación. Sin embargo, en nuestras instituciones educativas (escuelas, colegios y universidades), esto no se cumple. Primero, porque importa más el acto (la actuación) que el resultado. Segundo, porque ni los colegios ni las universidades aprenden de su experiencia y, tercero, porque los resultados del trabajo educativo no inciden positivamente en la sociedad.

En las siguientes líneas procuro desarrollar estos tres puntos, como un aporte a la reflexión sobre la educación en el ámbito regional.

1. Actuación versus resultados

La preocupación fundamental en los planes educativos, hasta finales del siglo XX, fue la cobertura. Una vez logrado, por lo menos estadísticamente, un grado aceptable de cobertura, se empezó a trabajar para conquistar, por fin, la siempre esquiva calidad. Sólo que la calidad se ha entendido como el mejoramiento de la planta física, la dotación de equipos y de software, la construcción y equipamiento de laboratorios, salas de sistemas y polideportivos. No pongo en duda que dichas acciones redunden en mejorías para el bienestar de los estudiantes y docentes, lo que me preocupa y me parece sospechoso es que en el departamento del Meta se asignen 15.660 millones de pesos para construcción y dotación, mientras que para capacitación se asignan 1.510 millones y para investigación, 170 millones. Una lectura desde la sospecha, como proponen Nietzsche y otros pensadores, llevaría a pensar que, a pesar de haber alcanzado índices de cobertura media nacional, en el Meta es prioritario construir, construir y construir. También se podría pensar, que a pesar de los pobres resultados de las pruebas docentes, Icfes y Saber, los maestros del departamento no requieren, con urgencia, capacitación y espacios de reflexión e investigación para mejorar sus prácticas.

2. Aprender de la experiencia

Aristóteles, en la Metafísica 2 , afirma que la experiencia, en los hombres, proviene de la memoria, y que el arte es la reflexión sobre la experiencia. Continúa diciendo que el hombre de experiencia parece ser más sabio que el que sólo tiene conocimientos sensibles, el hombre de arte lo es más que el hombre de experiencia y el operario es sobrepujado por el director. Parece que, contrario a lo propuesto por Aristóteles, nuestras instituciones educativas no reflexionan sobre sus experiencias, pues les falta lo más importante para ello: la memoria.

Las instituciones educativas (como las personas y los pueblos), que no tienen memoria, y por consiguiente la posibilidad de reflexionar sobre la experiencia, están condenados a repetir los mismos errores. Errores en la planificación, en el diseño y puesta en práctica de las acciones docentes, en la evaluación, en las relaciones interpares, en suma, en la orientación que deben seguir para lograr una educación de calidad.

Educación y sociedad

En Villavicencio, cerca de 17 universidades ofrecen programas académicos, similares en contenidos, metodologías, didácticas.


Las preguntas obligadas son ¿dónde están y qué hacen los profesionales egresados de tres universidades públicas (Unillanos, Esap, Unad) y 14 universidades privadas?, ¿qué le aportan al desarrollo de la ciudad, del campo, de la sociedad?.

Parecería que las universidades se han convertido en escenarios afines en sus equivocaciones: escuelas de pedagogía que no reflexionan ni producen un solo documento sobre educación; institutos de investigación que, salvo contadas excepciones, no presentan resultados acordes con sus fines y objetivos; programas que no forman profesionales idóneos, ni investigadores, ni empresarios, planes de mejoramiento que no se cumplen.


Las posibles razones, desde el campo del conocimiento, es que se dedican a enseñar las diferentes teorías como conocimientos acabados, lo cual fomenta actitudes de sumisión frente a la ciencia y niega espacio para la formación del espíritu crítico; no se trabaja en equipo ni se interactúa de forma crítica y propositiva. Además, aunque la educación se concibe como factor de cambio, este apenas se vislumbra en un futuro incierto, y encuentra múltiples barreras para entrar en las concepciones teóricas y prácticas de los docentes y directivos.


Por supuesto, son sólo reflexiones iniciales para ambientar una discusión profunda y continua acerca de la educación. Pero mientras no se establezcan acciones contundentes paras comprender el pensamiento epistémico, se aclaren las diferencias entre información y conocimiento, se trabaje desde la lectura comprensiva, y se diferencie entre comprender un texto (sus enunciados) y comprender sus lógicas de construcción, seguiremos lejos de la propuesta de Jacqueline.


1 Naranjo, Javier (coordinador), Proyecto Gulliver, Corporación Prometeo, Fundación Danielle Miterrand: Medellín, 2006, pág. 63.

2 Aristóteles, Metafísica, Espasa Calpe, Madrid, 1981, pág. 12 y 13.

#Editorial

Suscríbete

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
Información de Villavicencio