6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 670081166403404
 

Diego Rojas, el gestor cultural que completa 72 horas sin energía eléctrica en Villavicencio


En tiempos de pandemia el acceso continuo a electricidad es una necesidad y uno de los servicios públicos esenciales para poder afrontar la emergencia de salud que apremia a los metenses a quedarse en casa durante tres días, del 30 de abril, hasta el 02 de mayo, por esta razón Diego Fernando Rojas Parra, promotor de radio, gestor cultural, maestro y gran conocedor de la danzas nacionales, hace un grito desesperado a la Electrificadora del Meta (Emsa) para que le dé fin a su calvario.

“A las tres de la tarde en punto, he completado con mi familia setenta y dos (72) horas sin servicios de energía eléctrica, que me ha causado enormes pérdidas, y no encuentro ya a quien más recurrir”, dijo con desesperación Diego Rojas a We Love Villavo.

El 27 de abril parecía ser un día como cualquier otro, sin embargo, una falla eléctrica, que podría estar asociadas a factores como el cambio climático o problemas técnicos en la subestación eléctrica, entre otras de las varias causas, dejó la casa del gestor cultural, ubicada en el sector de la Grama, sin el servicio de la luz eléctrica.


Cuatro personas en total se han visto afectadas por la problemática y ausencia de soluciones por parte de Emsa. Según relata Diego Rojas, todos los integrantes de su familia requieren de este servicio para poder trabajar y estudiar, sin mencionar las necesidades básicas por suplir.

Mis hijos reciben clases virtuales, el mayor también tiene trabaja remoto, al igual que yo y mi esposa tiene una peluquería en el primer piso y debido a esta situación no ha podido producir nada durante más de tres días”, explicó.

Son múltiples las veces que desesperado se ha comunicado con la empresa, a través de llamadas telefónicas y de mensajes por WhatsApp, sin embargo, las respuestas no son favorables y durante los últimos días solo ha obtenido un eterno “su caso sigue pendiente por atender en nuestro sistema” y como si fuera poco, al hacer la denuncia presencial obtuvo la misma respuesta.

“Ellos ofrecen un servicio, lo mínimo que puede hacer es garantizar que sea bueno porque esto no es gratis, esto lo pagamos nosotros y con creces. Les pido que no sean descarados con los clientes cuando hagan un reclamo justo y lo digo porque esto me ha ocasionado pérdidas económicas, ya perdimos gran parte de el alimento que había en la nevera; esta situación con la EMSA es constante y repetitiva en Villavicencio”.

Diego se suma a las múltiples voces que denuncian este tipo de fallas y que piden a gritos una solución inmediata para una problemática que afecta su bienestar y tranquilidad mental.

villavovioleta-02-01.jpg