top of page
  • We Love Villavo

Con danza tradicional niños y niñas indígenas del Guaviare salvaguardan su cultura


Con una danza tradicional los niños y niñas del resguardo indígena Panuré, de San José del Guaviare, cautivaron al Viceministro De Fomento Regional Y Patrimonio, José Ignacio Argote y los participantes del primer encuentro departamental de responsables de cultura del Meta.


Con la presentación cultural de la comunidad tucano, se logró evidenciar el potencial del departamento del Guaviare, el cual ha venido trabajando desde hace 10 años en el turismo especializado para rescatar y resaltar los valores culturales, forma de vida, manejo ambiental, costumbres de los grupos étnicos.

“Nuestra diversidad cultural es lo que dignifica al Guaviare. Tenemos aproximadamente 118 mil habitantes y el 7% de su población es indígena. Contamos con 29 resguardos constituidos, dos asentamientos, allí también tenemos población Jiw (Guayabero) y estas comunidades indígenas tiene mucho para mostrar” dijo Oscar Zuluaga, Director de Cultura y Turismo del Guaviare.

Édison Olguín Suárez, gestor y formador cultural de la Secretaría de Cultura y Turismo del Guaviare, le dijo a We Love Villavo que la práctica de la danza tradicional y el dominio de los instrumentos ancestrales en los infantes es una tradición generacional de la etnia tucano y una forma de rehabilitar la cultura.

“Se ha venido haciendo rehabilitación cultural porque hoy en día vivimos en un mundo diferente y la idea es preservar nuestra identidad cultural y cosmovisión de ser indígena, por eso hacemos encuentros y vivencias entre las mismas comunidades” aseguró.

También resaltó el impacto positivo del turismo étnico, como una forma para que Colombia y el mundo pueda entrar en contacto con las comunidades, respetando la biodiversidad del entorno, sus costumbres y tradiciones, al tiempo que se dinamiza la economía de la población.

“Con respecto al turismo manejamos el tema de la gastronomía, danzas culturales, también hacemos artesanías. Esto nos ha ayudado al desarrollo de nuestras comunidades y a darle el valor que se necesita para que los niños y niñas se sientan orgullosos, por eso ahora vivimos en armonía”, dijo Édison Olguín.

Actualmente aproximadamente 200 niños y niñas de 32 etnias radicadas en el Guaviare, continúan su proceso de formación para salvaguardar y preservar la cultura y tradiciones ancestrales

Comentarios


bottom of page