top of page
  • We Love Villavo

Carta abierta a la señora ministra de Cultura Patricia Ariza Flórez


Villavicencio, Meta – Colombia


Cordial saludo.

Señora ministra Patricia Ariza


Somos conscientes de los retos que exige la cartera de cultura en un país donde se ha creado una deuda histórica con el sector y en el cual, paradójicamente, su pueblo cuenta con una diversidad y riqueza cultural que mantiene viva, a través de miles de artistas en las diferentes regiones de nuestra Colombia, la misma que ha sido sometida al yugo de la guerra, opacando con las detonaciones y los llantos, las sonrisas y bullicios que despierta nuestra cultura.


El gran reto es timonear este barco por esas aguas turbulentas, por lo tanto, cuente con nosotros, las y los artistas y gestores culturales llaneros abajo firmantes, como parte de su tripulación. Nos sentimos orgullosos de que una artista y maestra sea nuestra capitana, la ministra de Cultura.


Conocemos la enorme y generalizada crisis derivada de fenómenos globales, regionales y locales cuyas consecuencias económicas, sociales, ambientales y políticas no se han hecho esperar.


Entendemos también que se ha recibido de manos del gobierno saliente un país empobrecido, hambriento y endeudado, con una institucionalidad sometida a la peor de las derrotas éticas que la historia nacional conozca, derrota que solo pudo conducir a la pérdida máxima de la confianza de la gente hacía sus dirigentes. Difícil, pero no imposible, será para todos salir de un abismo así, tan hondo, oscuro y estéril.


Quienes suscribimos esta misiva somos vecinos y vecinas de la Orinoquía colombiana, gente pacífica, generosa y feliz. Artistas, agentes culturales y habitantes propios de los departamentos llaneros donde el joropo parece heredarse con los genes. Allí donde el canto es el aliciente dulce que acompaña todo sentir, todo arte, todo oficio, toda actividad vital y toda faena. Allí mismo donde un banco no es una institución financiera sino un alto suelo.


Nuestra cultura nos acompaña a diario, los cantos de trabajo que alegran las labores campesinas y rurales, la música llanera que escuchamos en el transporte público y comercios de la ciudad, el joropo que es descarga de energía y alegría, la cocina que alimenta nuestro pueblo. Somos testigos de nuestra riqueza, apetecida y amada por nativos y turistas. Sabemos que nuestra cultura es un activo que traerá progreso a la región y como dice nuestra vicepresidenta Francia Márquez, en los llanos también podremos vivir sabroso.


Para dignificar nuestra cultura, democratizar su creación y goce, para entregarle vida digna a nuestros artistas y frenar el despilfarro presupuestal, necesitamos arrebatar la gestión cultural del lazo de la mediocridad.


Desde aquí, señora ministra, le estamos solicitando de la manera más respetuosa y cariñosa posible, apelando además a su corazón de artista, que a la mayor brevedad posible escuche nuestro llamado y atienda las denuncias y propuestas que aquí presentamos, acciones que consideramos necesarias en el largo camino por dignificar la cultura.


Le informamos que acaba de concluir el Torneo Internacional del Joropo “Miguel Ángel Martín” en su versión número 54, evento concertado entre el Ministerio de Cultura y la Gobernación del departamento del Meta.


Para nosotros, señora ministra, joropo es una “forma de ser” y el Torneo el espacio para expresar esa forma de ser, elevándola a su máxima instancia. El Torneo Internacional del Joropo ha sido por tradición el tiempo y el espacio, propicios para reunir las más puras manifestaciones de nuestra cultura. En él se encuentran lo más excelso de los y las artistas de los llanos de Colombia y Venezuela; quienes buscan cada año ganarse un sitial en la historia, un reconocimiento entre sus pares, un trofeo y unos riales que son la solvencia de las necesidades económicas personales y familiares, en ese duro batallar de los y las folcloristas.


Hemos vivido durante años la degradación paulatina y la pérdida de significado y pertenencia patrimonial de nuestro Torneo, que en algún momento de la historia le fue arrebatado a las gentes. En ese momento se secuestró, se mutiló soterradamente una parte de nuestro cuerpo cultural. Por años y de un tiempo para acá, una vez que termina una versión del Torneo, en los días siguientes empieza la tormenta de críticas y denuncias públicas, alimentando la pena en el alma que genera la pérdida de un bien tan preciado y la impotencia de nuestro gremio al no poder detener semejante aberración ejecutada por la burocracia.


Las administraciones departamentales se llevaron la locación del Torneo lo más lejos posible de la gente, que es su verdadero dueño y en los últimos años lo instalaron en las mismísimas goteras de la ciudad; así como cuando se quiere ocultar un cadáver lo más lejos de la escena del crimen. Por supuesto, la gente empezó por la ausencia de materia, a perder el gustico por lo suyo.


Queremos poner de presente las siguientes propuestas a partir de lo denunciado por diferentes artistas, gestores culturales, medios de comunicación y personalidades de la región.


PRIMERA PROPUESTA: Ministra, devuélvale usted el Torneo Internacional del Joropo a la gente, al pueblo que lo construyó y lo gozó a plenitud hasta hace unos años. Detenga usted este flagelo cultural, ¡es hoy, o es nunca!. La gota que rebosó el vaso sucedió en la versión 2022 del Torneo.


Llenaríamos hojas enteras si contáramos todo lo sucedido. En aras de la brevedad, vamos a enumerar los hechos más desagradables, deleznables e indignos.


Se gastaron más de $ 9.000 millones. ($25.000 millones en los últimos tres años) movilizando una feroz maquinaria de contratistas; los medios de información han registrado diferentes prácticas infames e inveteradas para apropiarse de los dineros públicos de la cultura.





SEGUNDA PROPUESTA: Al momento de su nombramiento mencionó que la cartera del Ministerio de Cultura, se caracterizaría por dialogar con los y las artistas en todos los rincones de Colombia. La invitamos a la región de la Orinoquía para que escuche nuestras preocupaciones y propuestas respecto a la dignidad de la cultura.


Desde las mismísimas entrañas del folclor llanero se han pronunciado algunos de los y las artistas con trayectoria, reconocimientos y méritos de la cultura llanera. La invitamos a conocer las opiniones de los maestros Hildo Ariel Aguirre Daza y Javier Manchego (Opinión | ¿Qué pasa con el Torneo Internacional del Joropo?), (Opinión | Javier Manchego habla sobre el Torneo Internacional del Joropo), basta con detenerse a escuchar con atención estas denuncias para dar cuenta del tremendo inconformismo de la gente y no sobra decir que a la cultura de los pueblos jamás se le puede dar un trato tan despreciable.


TERCERA PROPUESTA: Señora ministra, no deje de poner la lupa en los testimonios y la experiencia de este último Torneo, debido a que su desarrollo fue un ultraje y una humillación para la gente y su cultura (Javier Manchego denuncia que el Torneo Internacional del Joropo se volvió un negocio de amigos del mandatario de turno).


Haber sacado el Torneo del Joropo del centro de la ciudad de Villavicencio como quien aparta el animal muerto para no tener pestilencia en la nariz, ha sido lo más vergonzante.


Si bien es cierto que Malocas ha sido por tradición el escenario para la expresión de las artes y oficios propios de la llanura, representados en las actividades de la agricultura y la ganadería, su distancia del centro de la ciudad excluye de un tajo a las personas para asistir al Torneo del Joropo. Eso ha quedado en evidencia por la muy escasa asistencia al evento. Los artistas se mofan de ello con la expresión: “Cantarle a las sillas”. (Las razones del porqué l@s concursantes del Torneo Internacional del Joropo le tocan y le cantan a las sillas... )


En los días anteriores, asistieron en promedio no más de cien personas a este certamen, la mayoría de ellos familiares de los folcloristas concursantes, pírrica asistencia que de ninguna manera se compadece con las millonarias inversiones que se hacen cada año.


Las autoridades departamentales de cultura y turismo le dirán que fue masiva la asistencia y nosotros podemos demostrarle lo contrario. Estuvimos allí, lo vimos, lo vivimos y lo padecimos, por eso no vamos a aceptar esas mentiras circulando por las redes sociales. (Razones del porqué hay indignación por parte de artistas y concursantes del Torneo Internacional del Joropo)


Detrás del Torneo Internacional del Joropo hay verdaderas empresas de la corrupción, contratistas que no dan garantías a la dignidad de los artistas. Hace algunos días hacíamos filas para recibir porciones pediátricas de comida mientras otros concursantes, con limitaciones alimentarias, no fueron tenidos en cuenta.


Se instaló una carpa mal trajeada como camerino, un vetusto sillón era toda su mueblería, nada de espejos, nada de biombos para vestirse, ni una gota de agua para la hidratación. Vimos como las artistas de todas las modalidades del Torneo se vistieron sus trajes dentro de un estrecho baño en el cual, para colmo, había que pagar mil pesos al ingreso. ¡Ni a orinar con dignidad tuvimos derecho! Ha caído el Torneo del Joropo tan bajo, que la dignidad humana de sus artistas se convirtió en una rareza. (Denuncias de Jhon Harby Ubaque sobre el Torneo Internacional del Joropo en la W Radio).


Cabe preguntarse con sentido común ¿Son los premios que entrega el Torneo en dinero, justos, suficientes y sensatos? Decía un poeta en el congresillo técnico el primer día del Torneo de este año: “Yo me gané mi primer premio hace 20 años y era de 5 millones de pesos” Calcule usted Señora ministra que son demasiados años y demasiados esfuerzos para ganarse los mismos 5 milloncitos, que sometidos a los “descuentos de ley” ya no son entonces los mismos cinco. Pero si gastan más de 9.000 millones de pesos. ¿Por qué entonces esos montos de premiación tan reducidos?


CUARTA PROPUESTA: Denos una mano ministra y “a mano vuelta” tendrá usted todo nuestro respaldo y nuestro apoyo. Conozca a fondo estas denuncias y si lo considera pertinente, colabórenos para que los entes de control y las autoridades del Gobierno Nacional, empecinadas en combatir la corrupción, atiendan este llamado y detenga de una vez por todas este flagelo contra la cultura llanera.


Recuerde usted que “las llaneras y los llaneros somos del tamaño del compromiso”. El Torneo Internacional del Joropo es un bien público demasiado valioso. Un preciado bien de la patria. Nos ha costado más de 50 años de esfuerzos constantes. El maestro del arpa Hildo Ariel Aguirre Daza lo escribió coloquialmente en días pasados: “Llegar al Torneo del Joropo es como clasificar a un mundial para los artistas llaneros”.


Recojamos lo que aún queda del Torneo y entre todos y todas volvamos a gritar con alma apasionada: ¡QUE VIVA EL JOROPO! Esperanzados como estamos todos los colombianos y colombianas porque lleguen los tiempos en que la equidad, la justicia y la honradez se tomen todos y cada uno de los rincones de la nación que tantas veces vio postergar sus sueños.



Atentamente los artistas, concursantes y gestores culturales que estamos en desacuerdo y nos sentimos vulnerados con las prácticas que se dan en torno a la cultura de nuestro departamento.


Cordialmente, equipo We Love Villavo

Dir. Guillermo Mejía



Se extiende la invitación a demás dolientes del Torneo Internacional del Joropo para que se unan con su firma. Las firmas legibles se enviarán únicamente a la carta que se le entregará a la ministra de Cultura Patricia Ariza. #DignidadParaLaCultura

Comments


bottom of page