6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 670081166403404
 

29 excombatientes del Meta le apuestan a la producción de panela


La panela es un endulzante popular vigente desde la época colonial, que se produce en diferentes partes de Colombia, pero en Vistahermosa, Meta, existe un grupo de personas que hacen de este producto aún más especial, al ser una apuesta por la permanencia de la paz.

Se trata de 29 excombatientes que firmaron la paz en el año 2017 y desde entonces se dedican a cultivar caña de azúcar, recoger la cosecha, procesar y transformar el jugo extraído de la caña de azúcar, para obtener como resultado panela, miel y guarapo.

Empezaron adecuando un terreno de 4 hectáreas para sembrar la caña, pero para ello utilizaron abono orgánico porque desde el principio tenían claro que su producto se iba a distinguir por su pureza y su proceso natural.

“Nosotros tomamos la decisión de agruparnos para hacer un cultivo porque la vocación de todos los exguerrilleros era agrícola, ya que fueron campesinos de la región que le habían apostado a este sector”, dijo Desiderio Aguilar, integrante del proyecto productivo.

En el país 6.995 exFarc se benefician con 3.063 proyectos productivos aprobados, según cifras dadas por Emilio José Archila, consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación. Pero Desiderio Aguilar, explica que obtener dicha aprobación no fue sencilla y tardó tres años, por lo que trabajaron con dificultades y sin las herramientas necesarias.

Existieron varios retos para cuando inició el proyecto que lleva por nombre Panela La Esperanza, entre ellos conseguir la documentación requerida y aprender a transformar lo cosechado, pero para los 29 agricultores era la mejor forma de reafirmar su compromiso con la construcción de paz y con el desarrollo del departamento del Meta.

Luego de largas jornadas de trabajo, los esfuerzos comenzaron a dar frutos y lograron producir las primeras cajas de panela. Desiderio Aguilar le explicó a We Love Villavo que según los cálculos que se hicieron para la ejecución del proyecto productivo, por cada hectárea sembrada, se producen entre 600 y 700 cajas de 40 panelas de 200 gramos.

Durante los primeros años la producción fue para el consumo propio, y el resto era comercializada entre campesinos de las veredas cercanas, sin embargo, aquellos que han probado el endulzante han solicitado mayores cantidades del producto, por ello actualmente trabajan para cumplir con esa demanda.

“En estos momentos estamos en un proceso de replantear los cultivos. Poseemos 4 hectáreas, pero queremos que la población del territorio se una a Panela La Esperanza, con lo que pueda cultivar cada quien y de esta forma ayudar a dinamizar la economía del municipio”, mencionó Desiderio Aguilar.

Para estos excombatientes su mayor ilusión es seguir demostrando que la paz es posible, pero que es una tarea de todas y todos los colombianos.