6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 6juym7omj1b7z1gfvn906l263ivgu1 “La Leyenda de La Llorona”
  • We Love Villavo

“La Leyenda de La Llorona”


Los celos llevaron a una mujer a cometer un espantoso crimen. Su condena, una maldición que su propia madre echó encima de ella por tan despiadado acto.


El mejor oficio de Casilda era ser madre y acompañar a su marido. Toda reunión, celebración o fiesta a la que el hombre era invitado, automáticamente representaba una invitación para su esposa. Pero semejante apego no se debía al amor entre ellos, más bien era una practica impuesta por Casilda, quien no podía controlar sus celos.

Un 4 de diciembre, día de Santa Bárbara (por Bárbara de Nicomedia), Casilda y su esposo habían sido invitados al tradicional parrando por la Patrona de Arauca. Sin embargo, la mujer prefirió no asistir y quedarse en casa, aunque eso representará que los celos la carcomieran por dentro.

Pasada unas horas, un joven enamorado de Casilda regresó temprano de la fiesta con la clara intención de hacerle una visita a la mujer. Con la malicia propia del buen dicharachero, el muchacho engañó a Casilda afirmándole que su esposo no respetaba la sangre de ella y que le era infiel con su propia madre…

La mujer ardía de rabia, no podía creer lo que su propia familia le estaba haciendo, juró vengarse.

Un día, mientras su esposo estaba ausente, aprovechó un descuido de su madre para apuñalarla por la espalda, desplomándose al instante en el suelo de la cocina. Casilda estaba enloquecida por la ira y sin pensarlo prendió fuego a la casa y salió de la misma.

Estando fuera de ella, empezó a escuchar un llanto, no lo podía creer, su hijo estaba en la habitación de ella apunto de ser devorado por las llamas. Decidió entrar pero le fue imposible llegar al rescate de su hijo.

Casilda estaba desesperada y la voz de su madre le taladraba la cabeza con tanta fuerza que sabía que en cualquier momento iba a enloquecer. Trataba de encontrar la manera de rescatar a la criatura, pero no la hallaba.

  • Mataste a tu hijo y a tu propia madre que te trajo al mundo - gritaba en la agonía su madre.

La puntillosa voz retumbaba con más fuerza en su cabeza, Casilda enloquecía y antes de perder totalmente la cabeza escuchó a su madre gritar:

  • Ni Dios ni Santa María te acompañarán, y estarás vagando por la llanura persiguiendo a todos los hombres parranderos y mujeriegos.

Algunos lugareños afirman haberla visto, su aspecto es de un espectro que se escucha lamentarse. Afirman que vaga por las llanuras llorando lo que hizo a su hijo mientras paga la maldición que su propia madre.

#Editorial #ArteCultura

Suscríbete

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
Información de Villavicencio