“El Terremoto de 1917” | Así se fundó Villavicencio, Capítulo especial


Villavicencio, Capital de la Intendencia del Meta, era una ciudad de apenas 3.000 habitantes cuando un terremoto en horas de la madrugada del 31 de agosto de 1917 echó al suelo varias edificaciones.


Villavicencio se hallaba bajo el liderazgo de los monfortianos y había consolidado su entrada al siglo XX con mejoras en educación, salud pública, infraestructura urbana, transporte y economía.

Para el año de 1916 se realizó un Plano de la Ciudad y así se registró que en Villavicencio había 418 viviendas, la mayoría en adobe, distribuidas en un total de 28 manzanas (7 calles y 8 carreras), contaba con 2 plazas públicas, 6 escuelas, una cárcel municipal, el Hospital Monfort, una planta eléctrica, un acueducto, un matadero, una iglesia reconstruida, varias vías y 3 puentes que comunicaban a la ciudad con Bogotá, Restrepo y San Martín.

Eran 3.000 los habitantes para aquella época y el Gobierno Nacional se había hecho el propósito de patrocinar nuevas colonias, entre las cuales estaba el Meta, considerándolo como un territorio que abastecería de materia prima al naciente sector industrial del país.

Lamentablemente, pese a el buen panorama que se vivía, otra catástrofe golpearía fuertemente a la ciudad. Siendo las 6:30 de la mañana del 31 de agosto de 1917, el suelo de Villavicencio se empezó a mover… un terremoto de 6,9 en la Escala de Richter que tardó unos 15 segundos y tuvo como epicentro Acacías o la vereda Nazareth en Sumapaz, sacudió varias regiones del país y afectó severamente a la Capital del Meta

La ciudad estaba en ruinas, la mayoría de casas de adobe sufrieron graves daños, sus muros y techos se fueron al piso; algo similar sucedió en la residencia episcopal. El golpe más duro que recibió Villavicencio fue el colapso de un muro en la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, cuya caída represento la muerte de 8 personas que a esa hora asistían a misa.

Por varios días, no solo a causa de los derrumbes sino también por el temor que aún generaba en la población las replicas del terremoto, los villavicenses se vieron obligados a dormir en carpas montadas en las calles. Ni las Hermanas de la Sabiduría lograron salvarse; mientras se construía su nueva vivienda permanecieron en chozas miserables.

Sin embargo, una vez más la fortaleza de los llaneros los condujo a reconstruir el pueblo; las viviendas fueron prontamente reedificadas, en 1921 la Iglesia ya estaba de nuevo en funcionamiento y el Hospital Monfort fue ampliado y se le instaló un techo de zinc para 1923.

Una vez más, Villavicencio saldría de la crisis y seguiría su rumbo a convertirse en la ciudad más importante de la región llanera.

Esta producción ha tenido como fuente bibliográfica los libros “De pueblo de Frontera a Ciudad Capital” de Jane Rausch, “Villavicencio, dos siglos de historia comunera (1740-1940)” de Nancy Espinel Riveros y “El Centro Fundacional” de la misma historiadora y Ángel Núñez de Velasco.

#Editorial #Historia

Suscríbete

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
logo-we-love-villavo-blanco.png