“Finales de siglo” | Así se fundó Villavicencio Capítulo 5.


Villavicencio no terminaba de reconstruirse cuando, en medio de un ambiente favorable para la economía y la vida en sociedad, que prometía un espectacular cierre de siglo, fue sorprendida por la guerra, que terminó por golpear con fuerza a la sociedad llanera.


Villavicencio seguía su reconstrucción, y a pesar de las enormes perdidas y el retraso que generó el incendio de 1890, se presentó la oportunidad para edificar mejor la ciudad y constituir instituciones más acordes a una Capital de Intendencia Nacional.

Este contexto de reconstrucción fue el más apropiado para retomar las misiones católicas en los llanos orientales. Los Conservadores habrían logrado mejorar las relaciones del país con la Iglesia Católica, los beneficios otorgados por el gobierno eran innumerables y la declaración de la religión católica como la religión oficial de Colombia permitió crear una relación amistosa entre Colombia y el Vaticano.

Era un ambiente propicio para el regreso de las misiones, impulsado en parte por el fuerte arraigo de esta religión en los llanos orientales. A finales del siglo XIX, la comunidad de San Francisco de Sales o salesianos, asumirían la educación y algunas labores sociales entre las que se destacó el fallido intento por construir un hospital para leprosos, proyecto frenado por el estallido de la Guerra de los Mil Días.

Pese al incendio, la economía siguió creciendo, la ganadería tenía una participación importante y en un segundo plano la agricultura se abría paso con cultivos de café, maíz, caña de azúcar y arroz; pero fue el caucho y su auge en los mercados internacionales los que se llevaron el protagonismo en la década de 1890, reemplazando a la quinina como producto de exportación.

El protagonismo del sector agropecuario condujo a que fueran adjudicadas cerca de 150 mil hectáreas de tierra entre los años de 1887 y 1899 distribuidas en 58 adjudicaciones para 45 personas. Es así, como los llanos de San Martín se llenarían de plantaciones de caucho convirtiéndose en una opción económica para empresarios del campo y trabajadores independientes.

Este crecimiento económico se debió también al incremento en la navegación a vapor del Río Meta y Orinoco que permitía que los productos de los llanos llegaran hasta el océano atlántico. La embarcación más reconocida fue `El Libertador´ de propiedad de José Bonnet, un empresario francés que recibió grandes beneficios del Gobierno de Núñez a cambio de realizar cierta cantidad de viajes al año y servir como medio de transporte de trabajadores oficiales.

Por otro lado, existían dos proyectos para mejorar la conexión de Bogotá con Villavicencio, el primero, la construcción de la carretera, como una vieja deuda que se tenía con este territorio, y el segundo, la construcción de una línea férrea contigua a la carretera. Sin embargo, entre la agitación política de la época y la idea de hacer una carrilera que conectara Bogotá con el río Magdalena, frenó esa intención de mejorar los medios de transporte para la región.

En medio del regreso de las misiones católicas, el crecimiento económico y la navegabilidad de los ríos Meta y Orinoco, la administración pública de la intendencia era azotada por la rivalidad entre liberales y conservadores.

La oposición liberal preocupaba cada vez más al gobierno, obligando a los intendentes de San Martín a pedir en más de una oportunidad el envío de armas y hombres para ayudar a contener los brotes de rebelión liberal, que llevaron en 1895 a una confrontación armada que pese a ser aplastada en un breve lapso, fue la antesala de lo que sería la Guerra de los Mil días, la guerra civil más sangrienta y violenta del siglo XIX que representó la caída de varios proyectos de construcción como la carretera y la quiebra de muchas haciendas y hatos de los llanos de San Martín.

Esta producción ha tenido como fuente bibliográfica los libros “De pueblo de Frontera a Ciudad Capital” de Jane Rausch, “Villavicencio, dos siglos de historia comunera (1740-1940)” de Nancy Espinel Riveros y “El Centro Fundacional” de la misma historiadora y Ángel Núñez de Velasco.

#Editorial #Historia

Suscríbete

  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle
  • Twitter - White Circle
logo-we-love-villavo-blanco.png