Así se vive en el llano, tras la lente de Andres Serna